Mesa redonda “Viaje a 2030. Una perspectiva hispanoamericana” con José Calafell, Oriol Castanys, Ilya Pérdigo y Consuelo Sáizar

Las fronteras artificiales están cayendo

El idioma español permite acceder a un mercado siempre en expansión, pero es un panorama con constantes incertidumbres. Por eso Edita Barcelona invitó a conversar, siempre bajo la batuta de Toni Iturbe, a cuatro profesionales que conocen bien los retos y las dificultades de ese vaso comunicante que es Hispanoamérica.

José Calafell, responsable del Grupo Planeta en América Latina, vaticinó que “habrá una red de centros de la industria editorial entre Barcelona, Madrid, Buenos Aires o Ciudad de México, porque las fronteras artificiales están cayendo, no van a existir”.

Esa capitalidad editorial que ha ostentado Barcelona, pues, se transformará según Calafell, ya que, según sus predicciones, “en pocos años el mercado latinoamericano va a superar el mercado español”. Y eso, nos dice, “implica un cambio de paradigma”.

“No hay una América Latina, hay muchísimas”, advierte.

Oriol Castanys, de Anagrama, se queja de que hay demasiados proyectos de Hispanoamérica que tienen poca presencia en España por problemas de distribución. Por eso cree que “es imprescindible un mercado común del libro en español”.

También considera que, como apuntaba Calafell,  “habrá un desplazamiento del centro”. “Pero en un mercado común deberá existir una comunicación común”, defiende, ya que “hay mucho desconocimiento entre nosotros”.

En la misma línea Ilya Pérdigo, de la Editorial Alrevés, cree que deben ir las editoriales independientes, potenciando la colaboración. “Podemos asociarnos: compartimos derechos, comunicación y promoción conjunta de autores. Hay que encontrar mecanismos”.

Pérdigo piensa que es importante, en este sentido, la ayuda institucional para la proyección internacional, y agradece tener un stand en el que explicar los diferentes proyectos en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara.

“También hay que aprovechar la parte digital”, dice el editor de Alrevés, porque  “a veces parece que el único que gana es el trasportista. La distribución tiene que ser un híbrido entre el bajo demanda y el sistema tradicional”.

“En España hay un encorsetamiento de nuestro mercado y necesitamos abrirnos más a Latinoamérica”, insistirá  Ilya Pérdigo.

Consuelo Sáizar, ex directora de la editorial mexicana Fondo de Cultura Económica, asegura que el Foro Edita “es un referente internacional ya en su segunda edición”. Y se felicita por este tipo de encuentros, ya que “es indispensable pensar la industria que guarda la memoria y que trasmite el conocimiento”.

Parafraseando a Borges, considera que “si nuestros problemas son un laberinto roto, juntos podemos imaginar salidas”.

“Una de las bestias negras que tenemos que domar es la distribución”, afirma. Lo llama punto nodal, y se lamenta de que los mexicanos no hayan sido capaces de crear en España una distribuidora que haga llegar con eficacia sus libros.

“Las nuevas generaciones podrán escoger entre papel y pantalla. Pero es una falsa disyuntiva. Hoy casi todo libro nace de forma electrónica, se hacen por ordenador. Y el WiFi llega a los poblados de México donde no llegan las librerías ni las bibliotecas”, ha destacado.

Para concluir, Sáizar ha resumido el oficio del editor como el que “transforma un capital simbólico en capital económico para, más tarde, transformarlo, de nuevo, en capital simbólico”.