Mesa redonda “Por qué vende un libro que vende?” con Juan Cerezo, Marcos Chicot, Ester Pujol y Núria Tey 

Todos queremos publicar una novela que nos trascienda

¿Existe la estrategia de promoción perfecta? ¿Qué quiere decir ser creativo en la comunicación de una novedad editorial? Toni Iturbe arrancaba la mesa redonda recordando la fórmula del éxito de Ken Follett, una suerte de doble reloj compuesto por grandes relatos históricos y, a la vez, por la descripción de lo cotidiano.

El editor de Tusquets, Juan Cerezo, reconocía que nunca se sabe del todo por qué un libro vende o no. “Tiene algo que ver con la alquimia”, y ponía como ejemplo la novela Patria, de Fernando Aramburu, “un caso que nos ha sorprendido a todos”. “Podemos teorizar, pero siempre después. Todos queremos publicar una novela que nos trascienda”, admite.

“A los editores literarios nos cuesta más encontrar best sellers. La labor del editor es acompañar al escritor en su obra definitiva. Y promover un cierto grado de exigencia en el lector”, añadía Cerezo.

Por su parte, el escritor Marcos Chicot, autor de El asesinato de Sócrates, finalista del Premio Planeta en 2016, explicó que, pese a tener un trabajo estable como psicólogo clínico, un día decide dejarlo todo para vivir sólo de la escritura.

Con su anterior obra, El asesinato de Pitágoras, decide acudir a Internet. Chicot consigue que su libro sea, desde 2013, el ebook en español más vendido del mundo.

“Era consciente de que la novela tenía que tener una trama, no una explicación, para que el lector aprenda sin esfuerzo”. Y es que colocar a figuras claves de la filosofía en su historia tiene un objetivo claro para el escritor: “Puedes entretener poniendo tu grano de arena para fomentar el pensamiento crítico. Hay una función social”.

Para Chicot hay tres factores imprescindibles para el potencial éxito del libro: que esté disponible, el boca-boca, y el impulso promocional. “Necesitas el impulso inicial, una masa crítica”, dice. Pero para ello no puedes escribir de cualquier cosa. “Has de ser sincero con el lector”, asegura.

La editora Ester Pujol, de gran trayectoria en el sector, sostiene que “no hay que olvidar que es un oficio artesanal. Un libro se convierte en éxito de ventas cuando se transforma en tema de conversación”. Aunque admite que los editores trabajan con presión, porque “muchos puestos de trabajo dependen de cuadrar el presupuesto”, lo fantástico del oficio es que finalmente “depende del riesgo”.

Núria Tey, de Plaza & Janés, cree que lo importante para crear tendencia es ser el primero. Cita el caso paradigmático de Ildefonso Falcones, con La catedral del mar, que supo cumplir diversos requisitos: centrar la novela en Barcelona, y construir tramas que atrapan sin dejar de informar de una época.

Tey también cita el ejemplo de Yo fui a EGB. “Generamos un libro ilustrado, que creó una tendencia sobre la nostalgia”. “Son ciclos”, reconoce la editora. El gran secreto sigue siendo saber cómo crearlos.