Mesa redonda “Fomento de la lectura y lucha contra la piratería: ¿Eficacia o humo?” con  Valentí Oviedo, Marta Rivera de la Cruz, Óscar Sáenz de Santa María  y Joaquim Torrent

La lucha contra la piratería también es una batalla moral

El gerente del Institut de Cultura de Barcelona, Valentí Oviedo, considera que “las artes en vivo van a tener más importancia mientras la tecnología crezca” y añade que “la interacción a través de la tecnología, entre el consumidor y el  creador, será cada vez mayor”.

“Leer requiere un esfuerzo intelectual. Pero la ley del mínimo esfuerzo y la pereza ha producido un neoanalfabetismo. Queremos sugestionar y dar placer. Eso es el verdadero fomento de la cultura. Es esencial crear alianzas y comunidad. Conectar todos los agentes”, según Oviedo.

“El papel de las familias es fundamental en este proceso”, dice el gerente del ICUB, quien ha explicado algunos proyectos pioneros como Residencias, en los que un autor trabaja durante un año en un instituto. “En Barcelona la red de bibliotecas ha hecho un trabajo ingente, eso es la base de fomento de la lectura”.

Marta Rivera de la Cruz, presidenta de la Comisión de Cultura del Congreso de los Diputados, reclama para 2030 “un país que sea consciente de su potencial cultural y económico”.

“Hemos hablado demasiado de cultura gratuita, que no es lo mismo que la cultura accesible. La cultura es un bien y tiene un valor”, insistirá Rivera.

“En España somos líderes en piratería”. Según la también escritora, se puede luchar desde la escuela, desde la concienciación social (“hay que darle la vuelta, no se puede criminalizar al escritor que quiere cobrar por sus libros”), y desde la batalla legal, dotando de más recursos a la Administración.

“El 48% de gente que baja contenido ilegal no cree hacer nada mal”, dice Rivera, aunque considera que la llegada de las plataformas de pago cada vez mejor desarrolladas, como Netflix, ayudará a frenar la piratería.

Óscar Sáenz de Santa María, director general de Industrias Culturales y del Libro del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, afirma que la ley española “es de las más avanzadas contra la piratería. Nos hemos adelantado a lo que regula la Unión Europea”. Pero, dice, “la lucha contra la piratería también es una batalla moral. Es una lacra”.

“No nos han tumbado judicialmente ninguno de los bloqueos de webs”, ha explicado, y cree que “muchos eliminan contenido ilegal por miedo antes de que actuemos”.

“Tenemos que trabajar para que la piratería sea algo anecdótico”, ha insistido, y en el plano del fomento de la lectura, afirma que “hay que conseguir que el 40% de gente que no lee ningún libro en un año lo haga”.

Joaquim Torrent, director general de Creació i Empreses Culturals del Departament de Cultura de la Generalitat de Catalunya, cree que hay que avanzar en la concienciación contra piratería como se hizo con la ecología.

“Con los planes de lectura, estamos saliendo del humo y entrando en la eficacia”. Y es que, según su punto de vista, “no se puede hacer un plan de lectura sin relato. Teníamos que integrar todas las competencias en un único ente de gestión”, y por eso crean desde la Generalitat la Dirección General del Libro. “El plan tenía que contar con un presupuesto asociado, medida por medida, la credibilidad se gana así”, explica.

“Sabemos que los que son lectores van más al cine y escuchan más música. Sin lectura no hay cultura, es la puerta de entrada a otros sectores”, concluye Torrent.